Antonio Banderas se pone el casco para visitar su teatro de Málaga

0
120

Hay un término que Antonio Banderas repite constantemente cuando se refiere a su futuro teatro en Málaga, un proyecto deseado desde hace años: sueños. El actor aprovecha las periódicas visitas a su ciudad natal en temporada estival para supervisar las obras del espacio escénico que tiene previsto alzar el telón justo dentro de un año, en septiembre de 2019. El Teatro del Soho, que recientemente incorporó a su nombre la marca Caixabank al convertirse la entidad en patrocinador oficial de la iniciativa, avanza a buen ritmo y el director malagueño lo muestra a sus seguidores en redes sociales cada vez que puede.

“Construyendo sueños”, ha escrito Banderas en español y en inglés en su cuenta de Twitter, mensaje acompañado por una imagen del actor, que aparece con el obligado casco que requiere toda visita a una obra. La instantánea muestra el enorme espacio que se está reformando para convertirse en el principal escenario del complejo.

Los trabajos para acondicionar el inmueble de la céntrica calle Córdoba de Málaga, presupuestados en unos 2,3 millones de euros, arrancaron a principios de julio pasado. El proyecto mantiene la gran sala de teatro que ya existía en la planta baja del edificio (tendrá capacidad para 700 espectadores) y convierte los dos espacios de cine superiores en una única sala de ensayos y pequeñas representaciones. La fachada no será modificada, aunque hay previsto un nuevo revestimiento en una de las caras para destacar el uso cultural del inmueble respecto al resto de la manzana.

Banderas no solo aprovecha los numerosos seguidores que tiene en redes para promocionar el futuro Teatro del Soho Caixabank. También publicita, cada vez que puede, su ciudad natal, a donde se escapa cada vez que puede mientras sigue el rodaje de la película Dolor y Gloria que filma con Pedro Almodóvar. El pasado 26 de agosto, coincidiendo con el inicio de la Vuelta Ciclista en la provincia, el actor disfrutó de “un domingo malagueño” junto a su pareja, Nicole Kimpel, paseo en el que mostró enclaves del centro histórico de la ciudad como la catedral.

Antes de eso, el artista volvió a ejercer de anfitrión en Marbella en la gala del Starlite Festival, que coincide cada agosto con su cumpleaños y que persigue recaudar fondos para proyectos benéficos. Casi medio millar de personas, incluida mucha celebridad, que pagaron el cubierto a 800 euros por una buena causa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here