El turismo del Ibex cotiza susto, no muerte: IAG, Meliá, Aena o Amadeus, más cerca de comprar que de vender

0
4

Aena, Amadeus, IAG y Meliá, las cuatro compañías de la industria de los viajes y el turismo del Ibex 35, están cotizando susto, pero no muerte, ante la incertidumbre sobre las nuevas restricciones a la movilidad en España y en Europa por el miedo a la variante delta (con origen en India) del coronavirus. “Con el índice de referencia por encima de los 8.800 puntos y el EuroStoxx 50 sin perder los 4.040 enteros, los soportes a los que se han acercado las compañías del sector en los últimos días son más una zona para pensar en comprar que para buscar vender sus acciones”, explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader, el portal de estrategias de inversión de elEconomista.

El semáforo de Reino Unido para salir de las islas se convirtió esta semana en un stop para entrar en España o Portugal. Una falta de visibilidad que pesa sobre un viajero, el británico, que fue cerca del 30% del gasto por turista para nuestro país en 2019.

La hotelera Meliá corrige alrededor de un 10% desde máximos del año, el techo de la reconstrucción tras la hibernación de 2020 hasta ahora, que se estableció el 3 de marzo, en los 7,3 euros, y se acerca a la zona de compra que marca Joan Cabrero en los 6 euros.

Amadeus, la que los analistas coinciden en describir como “la opción de calidad para invertir en la reconstrucción del turismo”, se distancia cerca de un 10% de máximos de 2021, y tiene su soporte en los 56 euros.

IAG es compra en 2 euros

Mientras, IAG se queda a casi un 20% del techo del año y muy pegado a la zona de compra que advierte Joan Cabrero en los 1,9/2 euros. En el caso de Aena, el soporte se encuentra en los 133,5 euros.

Las empresas de la industria de los viajes cotizadas en el Ibex 35 han desandado parte de la recuperación, pero lo más grave no es la corrección en bolsa en sí, sino las dudas sobre el restablecimiento de la normalidad, que sigue siendo imposible de poner en el calendario. De momento, el mercado está mostrando que lo entiende como un susto, y siguen vigentes previsiones optimistas sobre la reconstrucción.

“Aena tiene un retraso en bolsa respecto al sector europeo de las infraestructuras aeroportuarias de cerca de 15 puntos porcentuales en lo que va de 2021”, según advierte el equipo de analistas de JP Morgan, que considera que este diferencial está injustificado según la recuperación del 85% del tráfico aéreo y del beneficio bruto respecto a 2019 que estima para 2022.

La firma de inversión de inversión del banco norteamericano, en línea con el resto del consenso de analistas que sigue su cotización, no espera un 2021 mucho mejor que 2020, pero sí ve una reconstrucción mayor de cara a 2022, y achaca el peor comportamiento en el parqué respecto a los competidores a la presión regulatoria.

IAG tiene liquidez

Por su parte, IAG es el único gran grupo de aerolíneas europeo que apenas necesitará más financiación para salir de la crisis. La liquidez de la compañía alcanzó a cierre del primer trimestre de este año 10.500 millones de euros, frente a los 9.100 millones de finales de 2019. Goldman Sachs prevé que consumirá cerca de 3.800 millones de caja en 2021 -en 2020 fueron 4.700 millones- y considera que la posición de tesorería actual “será suficiente” para despertar definitivamente de la hibernación provocada por la pandemia de coronavirus.

“La liquidez disponible debería ser suficiente para superar los próximos meses y aguantar hasta que el mercado comience a recuperar e IAG vuelva a generar caja”, coincide Iván San Félix, analista de Renta 4.

“No contemplamos que IAG necesite financiación adicional por un importe significativo”, continúa el experto del banco de inversión español, quien incide en que “esto es relevante especialmente después de que la deuda neta haya aumentado en los últimos 12 meses casi 5.000 millones de euros hasta 12.400 millones y que la compañía haya adelantado algunos ingresos y retrasado pagos (pendientes) e inversiones (en flota, principalmente)”.

Por otro lado, las previsiones de los analistas apuntan a que Meliá recuperará antes el beneficio bruto de 2019 que los ingresos, en 2023, por la mejora de la rentabilidad que la hotelera ha conseguido aprovechando la pandemia para ajustar costes.

La expectativa para Amadeus es que borre el impacto de la pandemia de coronavirus –en 2020 perdió casi 800 millones de euros– en 2024, para cuando se espera que alcance beneficios pre-Covid, los cerca de 1.250 millones de 2019. La previsión media que recoge Bloomberg apunta que la tecnológica multiplicará por 15 sus ganancias netas desde este año, en el que ya abandonará los números rojos, hasta 2024.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here