Golpe al ‘ladrillo’ de lujo en la Costa del Sol: Grupo Otero suspende pagos y paraliza sus obras

0
48

La semana pasada, numerosos proveedores comprobaron que no podían hacer efectivos los pagarés y las cuadrillas abandonaron las obras de exclusivas villas en varios municipios. Su volumen de negocio superó los 500 millones de euros en 2022.

Duro revés para el sector de la construcción de lujo. El Grupo Otero, con numerosos proyectos en distintos puntos de la Costa del Sol, y que preveía su expansión por el resto del país, se encuentra en una compleja situación económica que podría comprometer seriamente su futuro. Ha comenzado a acumular impagos con proveedores y existen serios temores sobre la finalización de las obras después de que las cuadrillas de trabajadores hayan dejado de acudir a sus puestos. El agujero obliga a replantear la estrategia de una compañía con un volumen de negocio de 500 millones de euros y en el horizonte hay quien intuye una posible solicitud de declaración de concurso de acreedores por parte de la empresa.

“Todo ha sido muy reciente, aún estamos intentando hablar con ellos para que nos den una explicación, pero parece que esto va a terminar en una plataforma”. La incertidumbre es el sentimiento más extendido entre los proveedores afectados, algunos de los cuales tienen pagarés comprometidos por cantidades que se aproximan a 1,5 millones de euros. Es el caso de una empresa costasoleña cuyos propietarios prefieren mantenerse en el anonimato y que explican que solo los impagos de enero suman 370.000 euros.

Relatan a este periódico que esa cantidad “debía haberse hecho efectiva el pasado 25 de enero”, pero que las obligaciones de pago fueron devueltas por el banco, una circunstancia que también les ocurrió en diciembre. “Entonces nos dijeron que había habido un contratiempo, que no nos preocupásemos y que se sumaría al importe que deberían satisfacer en febrero”. Pero cuando el segundo impago hacía atisbar un peligroso patrón, y pidieron nuevamente explicaciones, la respuesta les inquietó aún más: “Respondieron que había habido problemas financieros”.

La rumorología en torno a la presunta quiebra de la firma ha ido creciendo en las últimas horas y son varios los empresarios consultados que se quejan de la falta de información por parte del Grupo Otero. “Llamas y nadie sabe nada”, apunta uno de ellos, que también se percató de que algo ocurría cuando el 25 de enero también les devolvieron los pagarés. En su caso, prefirió no revelar la cantidad adeudada, pero anunció que el importe total sería millonario.

Los afectados, que se ponen en el peor de los escenarios, se quejan de la falta de información

Aproximadamente dos millones de euros, sumando solo las cantidades de las empresas con las que ha contactado este periódico, aunque el montante se cifra en “cuatro o cinco millones” correspondientes únicamente a las últimas obligaciones de pago. Esta cifra, no obstante, se espera que vaya aumentando progresivamente porque la mayoría de las empresas de materiales y servicios, así como las subcontratas, recibían pagarés a 90 días.

Entre las presuntas víctimas, además de las pymes que pueden ver comprometida su viabilidad por el agujero que les puede ocasionar esta situación en sus balances, también se encuentran los compradores cuyas viviendas puede que jamás se construyan, a pesar de haber hecho importantes desembolsos. Una situación que no solo afectaría a clientes con un alto poder adquisitivo, pues la constructora —como se publicita— está “especializada” en “la ejecución de proyectos de primera y segunda residencia: desde VPO hasta villas de lujo”.

placeholderLas empresas están yendo a las promociones para recuperar el material entregado. (EC)
Las empresas están yendo a las promociones para recuperar el material entregado. (EC)

Un abogado experto en transacciones inmobiliarias avisó sobre las dificultades que podrían tener estos clientes para poder recuperar sus inversiones y las fio casi en exclusividad a que previamente hayan firmado cláusulas de protección. En el caso de que Grupo Otero solicite concurso de acreedores, como empiezan a sospechar algunos afectados, las posibilidades de volver a ver su dinero se complicarían aún más.

La misma compañía señaló recientemente que su cartera de clientes la componía en un porcentaje mayoritario los británicos, seguidos de alemanes, nórdicos y estadounidenses, aunque destacaba el notable repunte de compradores polacos, motivados por la invasión de Rusia a Ucrania.

“Esta empresa está construyendo por toda la Costa del Sol, desde la capital a Casares”, destaca uno de los proveedores, aunque en el informe de la compañía para 2022 se desarrolla un ambicioso “plan de expansión” que se extiende por Cádiz, Córdoba, Jaén, Sevilla, Huelva, Almería, Granada, Alicante, Madrid, Valencia o Baleares.

Uno de los proyectos más publicitados por la firma es su entrada en el llamado Distrito Z de Málaga, un nuevo barrio tecnológico, donde se promueve el sentimiento de comunidad, sostenible, inteligente y que se promociona con el sugerente lema “El futuro, hoy“. Grupo Otero —en alianza con Iberian Yield Investment AB— había anunciado la edificación de un millar de viviendas de alquiler a precios asequibles que ahora quedan en el aire. Estaba previsto que a lo largo de este año se entregaran los primeros 90 inmuebles.

Este miércoles, precisamente, su socio sueco en este proyecto hacía pública la convocatoria de una junta general extraordinaria para abordar el 20 de marzo una nueva emisión de acciones por 162.400.000 coronas suecas —algo más de 14 millones de euros—. Iberian Yield justificaba este paso en la necesidad de “fortalecer la base de capital y crear las condiciones para una tasa de crecimiento continua de la empresa”.

Rápido crecimiento

Las cifras de la compañía, que se presenta como “líder en la construcción de viviendas de lujo en la Costa del Sol“, son muy importantes. “Más de 130 millones de euros en cartera de obras”, “190 unidades” de casas exclusivas por “250 millones”, “500 proyectos entregados” y el “objetivo” de edificar más inmuebles destinados a “alquileres asequibles”.

La firma había anunciado 1.000 casas de alquiler asequibles en el Distrito Z de Málaga

La firma desarrolla su actividad a través de seis divisiones —Construcción, Promoción Inmobiliaria, Comercialización, Real-Estate y Arquitectura & Diseño— y cinco empresas —OBC, Otero, Lagoom, Urbatech y Atrium—. “La creación de Grupo Otero comienza a gestarse en 2017 con el nacimiento de Otero Builders (OB). Desde entonces, el crecimiento de la compañía se ha plasmado progresivamente en una diversificación de líneas de negocio para dar respuesta a las nuevas exigencias de los mercados y dar cobertura 360 grados, en servicio y gestión, a la actividad constructora“, describe sobre un crecimiento que fuentes consultadas por este periódico consideran como demasiado fulgurante.

Su volumen de negocio acumulado, señala la propia empresa en varios documentos, pasa de 25 a más de 500 millones de euros entre 2018 y 2022, lo que revela su notable ascenso en un sector que en la Costa del Sol estaba volviendo registrar datos de ventas ilusionantes. Como es lógico, esta explosión se tradujo en un incremento de la plantilla. Los 13 empleados iniciales superaron los más de 130 el año pasado y el ritmo de contratación no se vio afectado ni por la pandemia, con 47 altas en 2020 y 2021.

placeholderMuchas de sus promociones son villas de lujo, con un cuidado diseño, frente al mar. (EC)
Muchas de sus promociones son villas de lujo, con un cuidado diseño, frente al mar. (EC)

La constructora, que presenta como “casos de éxito” promociones con inversiones de 100, 74 o 69 millones de euros, afronta en la actualidad la edificación de villas de lujo en municipios como Marbella que superan abiertamente el millón de euros. Promociones a las que en los últimos días están acudiendo proveedores que, conocedores de la grave situación económica de Grupo Otero, tratan de recuperar sus ventas. Es el caso de una empresa de aislamiento —que asegura que se le adeudan 40.000 euros— y que este martes desplazó a algunos empleados que en un camión cargaron parte del material que habían entregado en La Paloma, una de las promociones en las que el grupo acometía en Manilva. La escena se repetía en Oceanic, uno de los proyectos más exclusivos, un complejo de viviendas unifamiliares con unas vistas espectaculares al mar.

La mayoría de esas construcciones están ahora desiertas. “A finales de la semana pasada se fue la mayoría de los obreros, y a principios de esta únicamente había unos pocos que al parecer son trabajadores directos de la constructora”, señala un vecino de la zona, que se pregunta quién va a concluir las calles que están a medio hacer y si el paisaje que va a quedar en la zona son esqueletos de hormigón.

Algunos de los proveedores afectados, así como compradores de casas, se están asesorando legalmente y estudian emprender acciones legales. En las últimas horas, se han intensificado las reuniones con abogados porque las “escasas” explicaciones recibidas por parte del grupo constructor no han reducido sus inquietudes. “Lo único que me han dicho es que la cosa está complicada”, señala el copropietario de una empresa familiar. Este miércoles era una empresa de andamiaje la que se llevaba su material ante el temor de que los ladrones se ceben con las promociones. La escena se repetía el jueves. El goteo no cesa. Al cierre de esta edición, y tras más de un día y medio de espera, el Grupo Otero no había trasladado su versión sobre este asunto.

 

Previous articleMientras Apple abre la puerta al metaverso con sus nuevas gafas ‘Vision Pro’, Mark Zuckerberg hace un entrenamiento de guerra
Next articleFrancia pide un impuesto mundial y China el libre comercio para erradicar la pobreza mundial

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here